miércoles, 7 de febrero de 2018

DESDE GORIZ... BAJO LA LUNA LLENA.

Bueno... y como siempre acabé liado por juntarme con Luis y tomarnos unos vinos. Hablando, hablando, me comenta que a finales de enero hay luna llena, y que la podíamos ver desde Goriz, un lugar increíble desde donde incluso podemos subir a algún pico para disfrutar de las vistas. ¿Te animas? Dicho y hecho, con la suerte de que además daban unos días espectaculares de sol y buen tiempo.

Me pongo en marcha, dejo el coche en la pradera y me dirijo hacia la Cola de Caballo, para luego subir por las clavijas, donde me espera Luis para ir juntos a Goriz por el camino de invierno. Día espectacular.

Una vez pasadas las clavijas, y haberme ya encontrado con Luis, que estaba en la Cola de Caballo, nos sentamos a disfrutar de las vistas antes de continuar hasta el refugio de Goriz.

Y ya en Goriz, nos espera Pilti... jejejejeje... Una duchita, algo para beber y a descansar para mañana subir hasta el Pico de la Custodia (2.519 m), para ver la luna llena.

Después de descansar, me levanto y el día amanece espectacular.

Y decido darme un paseo por los alrededores del refugio, porque el día lo merecía.

Aprovecho para subir al Pico de la Custodia y ver cómo está el camino para disfrutar por la noche de la misma ruta con luna llena.

Impresionante... Llego en camiseta hasta la cima. Es increíble el tiempo tan bueno que hace para ser enero.

Y llegó el momento... una cena llena de carbohidratos, una luna llena... Botas y por ese paseo nocturno.

Después del paseo, llegamos a la cima y flipamos. 15 min disfrutando de cada esquina del parque y a lo lejos Goriz nos muestra el camino de vuelta. Pocas fotos, la cámara que llevo es un mierda... pero me quedo con el recuerdo grabado en mi retina. Bajamos, que el frío empieza a entrar en nuestro cuerpo... De 10 el momento.

Y al día siguiente, toca volver... la meteo se complica.

Volvemos de nuevo por el Pico de la Custodia.

Cresteamos para llegar a nuestro destino.

Nos espera aparcado el "Michu" en una curva por donde pasa el bus que sube a los miradores.

 Y fin de mi paso por Goriz junto a Luis. Días inolvidables que quedarán para siempre.

Gracias Luis por todo. Siempre que subo a Goriz, me siento como en casa.

1 comentario:

Angel Parada Fernandez dijo...

Envidia total.Ha tenido que ser un lujo de excursión.