viernes, 1 de junio de 2018

UN CLÁSICO, LAS CRESTAS DEL INFIERNO.

Como cada año, no falto a LAS CRESTAS DEL INFIERNO. Carrera de 30 km con un desnivel acumulado de 3.800 m y coronando Sarase a 2.200 m para crestear hasta Sabacos por el Valle de Bachesango, con un recorrido y un paisaje espectaculares. En fin, que de nuevo liado en esto del correr, vamos, que no escarmiento. Carrera muy especial para mí por mi madre, que vino a verme correr un año, y porque es la favorita de mi gran amigo Ferny.

Todo preparado: equipo, dorsal (de fácil lectura...¡menudo dorsal!) y sobre todo muchas ganas... Siempre es un placer correr esta pedazo carrera tan bien organizada.

Después de un cafelito y de pasar el control del material obligatorio (siempre necesario en este tipo de carreras) pistoletazo de salida y a pasarlo bien.

El día espectacular, perfecto para correr y disfrutar de las vistas. Gracias a Noelia por esta pedazo  foto llegando a Sarase... el último repecho para empezar a crestear de lo lindo.

Las crestas siempre nos regalan estas vistas. No queda otro remedio que parar a saborerarlas.

Y después de 3:49 min, llego a meta encantado de haber participado de nuevo en esta gran carrera.
Gracias a Eva por estar en meta esperando para verme llegar; qué detallazo más bueno y que ilusión me hizo, qué lujo. Mi Espi no puedo venir porque estaba de viaje, así son los ilustradores con sus eventos. Eso sí, como siempre la llevé dentro en cada paso. Y qué bueno ver a Blanca, cada día más fuerte y siempre sonriendo. Gracias a mi padre, que siempre espera mi llamada para saber que llegué sano y salvo y a Pils, que siempre se acuerda antes y después.

Dedicada a mi gran amigo Ferny... y sobre todo a mi mamá, que me esperó en meta hace 3 años.

MAMÁ, estés donde estés siempre juntos... Siempre te llevo dentro de mi corazón. Seguiré corriendo cada día hasta lo más alto para seguir sintiéndote muy cerca de mí.

martes, 15 de mayo de 2018

CAÑA EN BOLTAÑA: O VIENTO RONDADOR

De nuevo llega "O Viento Rondador" un carrera llena de energía. Boltaña es la excusa para reunirnos cantidad de buenos amigos para correr por un circuito impresionate con una organización que lo da todo para que disfrutemos a cada paso. Un maratón al que nunca faltaré mientras el cuerpo me lo permita. Gran carrera este año con buenas sensaciones, orgulloso de llegar en el puesto 12º de la general y el 3º de mi categoría... y eso que yo sólo quería bajar de 6 horas y me salieron 5:34 min. Feliz, sobre todo porque al llegar a meta, mi Espi me esperaba con los brazos abiertos.

Todo preparado: equipo, desnivel, recorrido y avituallamientos en la cabeza.

Recogida de dorsal, con un número capicúa que presentía que me daría suerte. Y como es tradición, un cañas en Boltaña.

Y a descansar a un pueblo cercano llamado El Pueyo de Araguás, también en la comarca del Sobrarbe, de tan sólo 156 habitantes, donde teníamos una casita rural para descansar como reyes.

Por fin llegó el momento de la "caña en Boltaña", donde antes de la carrera me junto con la gente del TrailRunningZaragoza y Helserun, dos clubs que nunca faltan a esta carrera y de los que me siento parte. Ya todos preparados...

8:00 am. Pistoletazo de salida y al lío... ¡Vamoooooooooooos..!

Brutal el circuito, gente maravillosa a cada paso... sonreir y correr, a eso venimos.

 Bajadas increíbles y super bien balizadas.

Jodo... simplemente gracias Alquiliavisual by MG por estas pedazo fotos...

Miguel Gil, camuflado entre las ramas disparando a fuego. Grande y GRACIAS.

"Sufriendo" por la parte más bonita de la carrera a orillas del río Ara...

Y llegada a meta a toda velocidad...

... donde me espera mi Espi con los brazos abiertos y deseando verme. Qué mejor recompensa que tenerla a mi lado nada más llegar. Qué suerte tengo... ni medallas, ni premios, ni mejor o peor puesto, simplemente: Espi.

Jajajajajaja... "¿Qué te ha parecido la carrera?": "La he disfrutado cada kilómetro, los voluntarios de 10, el balizaje perfecto, el recorrido brutal... ¿qué más puedo decir? ¡¡¡Ah!!!, ¿cuándo abrís inscripciones para el 2019?"

Y como remate final, después de una gran comida a cargo de la organización, me reclaman para subir al podium. ¡Me molaaaaaaaa! Gracias a todo el equipo de "O viento Rondador" por todo. Hasta el año que viene.

Gracias a mi Espi siempre por estar a mi lado, a mi padre por estar atento a mi llamada para comprobar que llegaba bien a meta... Esto de correr es lo mejor del mundo, me encanta. Felicidades a todo el equipo de Helserun, en especial a Pilar, que no la paró ni la lluvia, y terminó, como siempre, como una verdadera campeona. #aputotopesiempre.

MAMÁ, estés donde estés siempre juntos... Siempre te llevo dentro de mi corazón. Seguiré corriendo cada día hasta lo más alto para seguir sintiéndote muy cerca de mí.

miércoles, 2 de mayo de 2018

KDRTRAIL "LAS CRESTAS DEL BISONTE"

Culpable de esta carrera: Montse. Ella me la mencionó un día, y no se puede decir que yo dudase mucho en inscribirme. Carrera muy cerquita de Zaragoza, muy muy bien organizada y con un arranque de infarto. Nunca había corrido por Cadrete, pero la verdad es que me encantó zapatear por todas las crestas del Bisonte, un sube y baja con algo de pista. Yo ya no sé si he perdido el Norte, pero a mí me encantó.

Un día espectacular... Silencioso Bob al saber que iba, no dudó en inscribirse también... jajajajaja... esto es como una droga. En fin, después de calentar un pelín, nos disponemos a empezar la carrera.

¡BANG! Empezamos a darle zapatilla. Vamos a por las Crestas del Bisonte. ¡Go Go To Piki Power!

Jodo. De repente todo p´arriba sin piedad... Brutal la primera subidita.

Recorrido rápido, pasando por: Bandera, Muro, Plana, Fantasmas, Senda Baja, Las Almunias, Montañés, Bajada al Ojo, de nuevo las Almunias y la última bajada por las Crestas del Castillo.

Brutal la bajada por las Crestas del Castillo... para mí el trozo más bonito de la carrera.

Llegada a meta súper contento por poder haber disfrutado de lo que más me gusta hacer: correr. Brutal la entrada a meta, increíble el despliegue y el avituallamineto final. Y como bien dice mi buen amigo Pabote: OTRA PA' LA SACA.

Gracias mi Espi por estar de nuevo con esa sonrisa esperando mi llegada, aunque esta vez con sorpresa... gracias de corazón.

Lo mejor de todo: correr un tramo con Silencioso Bob, ver a Héctor, Isra, Rocío, Berta, Martín, Jotse, Neme... y mucha gente más a la que siempre es un placer ver.

martes, 17 de abril de 2018

OSAN CROSS MOUNTAIN APUTOTOPE

La Osán Cross Mountain, la carrera con el secreto mejor guardado. Una carrera con 17 km y 1.000 D+ que transcurre por la ruta de las ermitas pasando por debajo de la cascada más bonita de la Jacetania, al menos para mí, y llegando al santuario de Santa Orosia, para luego descender a Osán a toda velocidad a por esas famosas migas cocinadas por el gran Domingo, Manolo y todo su equipo.  Quedó demostrado que lo mejor de esta carrera es la organización tan increíble que tanto mima al corredor (y no sólo por las migas). Pocas carreras pueden alardear de un organización así. Un año más, Osan Cross Mountain "pa la saca", como dice mi buen amigo Pabote.

Todo preparado: equipo, perfil y agua en la cascada...

Calentando un poquillo, ya que la carrera se retrasa una hora por los problemas con las carreteras para poder llegar. Hasta para eso tiene el detalle la Organización con los corredores. Además aproveché el tiempo para charlar con la buena gente con la que suelo coincidir, porque tampoco se pierden una: Bea, Toni, Eva, Alex, Ramón, Orosia, Santiago... y mucha gente más.

10:30, pistoletazo de salida y al lío. Un día espectacular para correr.

Calorcito y vistas espectaculares bajo ese salto de agua, donde nunca falla el FAMOSO Ramón con su cámara para hacer esas fotos que luego todos queremos tener. Gracias Titán-Lux.

Una vez pasadas las ermitas, el paisaje pasa de barro a nieve, con unas vistas de Santa Orosia increíbles. A las pruebas me remito. Fotos de Ramón.

Y una vez pasada la ermita, de vuelta hacia Osán de nuevo por nieve, con un tiempo de lujo y con un paisaje que no quieres que ese acabe, pero claro...hay que correr para llegar lo antes posible, no vaya a ser que se acaben las famosas migas. Fotos de Ramón.

Y después de 2 horas corriendo, llegada a meta feliz como una perdiz, por haber disfrutado de un recorrido de 10 con una organización de 10. Siempre un placer disfrutar de run run and the Wailers.

Y como recompensa, LAS MIGAS esperadas, por Espi claro, yo al ser vegetariano ni probarlas jajajajaja... Eso sí, los huevos fritos me supieron a gloria. Ahí estaban el Gran Domingo y Súper Manolo manejando todo el cotarro. ¡Qué clase tienen! La verdad es que carreras así, da gusto correrlas... un 10.

Gracias Espi de nuevo por seguir a mi lado en cada paso que doy... siempre estás en meta, la mejor recompensa.

MAMÁ, estés donde estés siempre juntos... Siempre te llevo dentro de mi corazón. Seguiré corriendo cada día hasta lo más alto para seguir sintiéndote muy cerca de mí.

viernes, 13 de abril de 2018

MARATON DE LOS PASTORES 40Km 4.400 D+ 3/3

De nuevo llegó el momento de enfrentarme otro año más a la Maratón de las Pastoras de Portudera, de la que llevo corriendo todas las ediciones, que son tres y que hasta hoy he logrado terminar vivo, que ya es bastante. Desde mi punto de vista es una carrera de locos: 40 km, desnivel de 4.400 m. positivos y desnivel acumulado de 8.560 m. BESTIAL. Gran carrera con tres kilómetros verticales y con un circuito de los más bonitos de Picos de Europa, avistando en cada momento el emblemático Pico Urriellu, más conocido como Naranjo de Bulnes.

Lo primero, recogida del dorsal. Número bien bonito para afrontar por tercer año consecutivo la carrera. El perfil, más que estudiado en mi cabeza, vamos, que ya fue imposible de olvidar desde la primera vez que la corrí.

Después, firma de que sé a lo que me enfrento, preparación minuciosa del equipo y a disfrutar de unas buenas patatas al Cabrales y uno pimientos rellenos de oricio. Todo muy rico y abundante...no vaya a ser que sea mi última comida...Y acto seguido a dormir y descansar.

7:30 am. Me reúno con Víctor, Christian y Dani, que también se han unido a la locura. Nervios y ganas de que lleguen las 8:00 para empezar a darle zapatilla. Espi, Berta, Raquel e Isra, nos despiden al dar el pistoletazo de salida. Vamos allá.

Día perfecto, muy húmedo pero poco frío. El barro ya no me asusta porque es como una tradición que nos acompaña en cada paso. Después de bajar de lo alto del Cuetón, me encuentro con Berta y Raquel que me animan a muerte. Gracias por el chute de adrenalina.

Aquí Raquel y Berta dándolo todo... casi hasta sus gargantas...literalmente hablando (me pareció verlas asomar tras sus campanillas)...jeje. Así sí se disfruta de las carreras.

Km 17. Ya nos hemos quitado un buen trozo. 3:45 h me han costado estos kilómetros. Aquí mi Espi, esperando como siempre para darme esos ánimos que me hacen seguir siempre adelante. Como y bebo y recargo mi litro de agua. Toca enfrentare al Aventón de las Palancas.

Go!!!!... empieza de nuevo el cachondeo. Vamos a por estos 2 km con 1.008 D+.

Subida bestial... ya llevamos 19 km y casi 3.000 m positivos... ahora a darle caña, que estamos llegando al ecuador.

En la parte alta, mucha nieve, pero se puede correr y no dudo en hacerlo. La piernas responden y voy súper fresco; bueno, al menos así me siento. Corro, corro y corro hasta llegar al último kilómetro vertical, pero que esta vez es de descenso. La piernas ya van tocadas, pero lo bajo bastante bien...

Y después de más de 9 horas dándolo todo, llego a meta por tercer año consecutivo,  logrando terminar esta carrera que ya forma parte de mi vida... La Maratón de las Pastoras de Portudera.

 Y van tres de tres... gracias Isra por el vídeo. Genial tío, genial...


Paso el arco de meta, y de repente me quedo vacío por dentro, me apoyo en mí mismo y me digo: lo he vuelto a lograr, sí sí sí... qué pasada. 9:53 h me ha costado este año, de nuevo bajo de tiempo, pero sinceramente me importa un huevo, porque lo importante en esta carrera es terminarla.

Gracias a todos por el apoyo, por los ánimos, por estar a mi lado toda la carrera... Pabote, Raquel, Berta, Isra... las peques. Felicidades a Víctor,  Silencioso Bob y Dani por lograrlo también, sois unas mákinas y me quito el sombrero. Sí tíos, ¡lo hemos conseguido!

Gracias especialmente a mi Espi. Gracias por dejarme tenerte en mi pierna toda la carrera, por verte feliz a mi llegada a meta, por ser la verdadera recompensa de cada carrera y sobre todo, por estar SIEMPRE a mi lado. Gracias a mi padre, que este año no pudo estar para recibirme en meta, pero que sé que estuvo siempre pendiente, por eso, lo primero que hice al llegar a meta, fue pensar en él. ¡Va por ti papá!

Y tocó el momento de celebrarlo con mi gran amigo del alma Pabote, con Irene y Espi. Resultó que la comida del día anterior al final no había sido la última...jeje. Recompensa más que bien merecida para todos.

Y tres años van ya Pabote, que como bien dices tú siempre: "ahí va otra "pa la saca"".
Hasta el año que viene pues, en el que Irene me ha prometido entrar conmigo en meta.

ESPECIAL FUERZA PARA Jokin Lizeaga, POR SU PRONTA RECUPERACIÓN. 

MAMÁ, estés donde estés siempre juntos... Siempre te llevo dentro de mi corazón. Seguiré corriendo cada día hasta lo más alto para seguir sintiéndote muy cerca de mí.

martes, 27 de marzo de 2018

P´A LA SACA LA MEDIA DE SABI

La Media Maratón de Sabiñánigo en su 42 edición llamó a mi puerta un día de primavera. 21 km por Sabiñánigo con la excusa del cambio de hora, aunque cualquiera me valía. Era la primera vez que la corría. Tenía curiosidad por ese circuito urbano que constaba de dos vueltas y alguna que otra cuesta. Se esperaba frío para ese día, pero no me importaba, porque iba dispuesto a calentar las patas.

Todo preparado, recorrido en la cabeza y equipo completo para afrontar cualquier inclemencia del tiempo.

Genial la gente que me encuentro antes y después de la carrera. Siempre es un lujo coincidir con tan buena gente a la que le encante correr sea donde sea, a la hora que sea y haga frío o calor.

En cuanto me coloco en la casilla de salida, disparo (casi a traición porque yo andaba totalmente despistado) y a correr... Ni me di cuenta de la hora que era. Fue entrar y salir pitando a por los 21 km.

Dos vueltas a un circuito de 10 km bastante rápido y con cantidad de gente animando por todas partes. Buen chute de adrenalina la de la gente que lo dio todo a pesar del frío.

Y sin darme cuenta, llego a meta... ¡Otra para la saca!, como dice mi buen amigo Pabote. 1:32 min me costó esta carrera, con muy buenas sensaciones y con muy muy buena organización.

Como siempre, gracias a mi Espi. Siempre esperando en los puntos estratégicos y en mi llegada, siempre con el dedo en la cámara y siempre sonriendo... Ella es la verdadera recompensa de llegar a meta... mi Espi.